El cambio no es doloroso, sólo la resistencia al cambio lo es

Antes de comenzar a explicar lo que me ha llevado a este blog, decir que lo realmente más duro y como dice el título, doloroso, han sido los últimos 18 años de mi vida.

Actualmente tengo 31, así que ¿se podría decir que los 13 años de vida restantes he sido lo suficientemente feliz? Pues la respuesta, muy a mi pesar, es negativa, ¿por qué? Básicamente porque, además de que no tengo la suficiente memoria, lamentablemente, en mi mente sólo viene una terrible sensación llamada culpabilidad.

Siento que nunca pude ser yo misma. Desde que nací, crecí siendo la niña buena y responsable que todo el mundo quería que fuera, reprimida, sin expresar tan siquiera una sola emoción, un triste enfado, sin réplicas y todo por miedo a decepcionar a alguien que me quisiera, por miedo a llegar a perder a los míos, a alguien a quien me había aferrado y no podía dejar escapar.

A pesar de comportarme de una forma que yo creía la mejor de todas, me creía mala, mala persona, parecía que todo lo hacía mal, nunca me sentía satisfecha con lo realizado, a pesar de que se supone que era la perfección.

Sentía que nunca estaba a la altura…Me sentía culpable de no ser mejor a pesar de intentarlo día tras día.


Mi pregunta es….¿Me habría sentido mejor siendo menos perfecta?

#Perfección #Culpabilidad

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
Tag Cloud
Sígueme 
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
Tags
RSS Feed
No hay tags aún.

La historia de una niña de 13 años con trastorno de estrés postraumático en continua lucha de superación personal, búsqueda de la felicidad y motivación para salir del abismo de la bulimia; uno de los trastornos de la conducta alimentaria TCA más comunes.