Necesito tu presencia física

¡Buenos días a todos!


En el vídeo de este martes, os cuento, como después del accidente y mientras sufría el trastorno de conducta alimentaria, sufría una conducta bastante nociva para mí y para la gente que me rodeaba. Creaba relaciones dañinas de dependencia haciéndome daño a mi misma para llamar la atención de la gente que quería. Además, no podía salir del círculo de la complacencia y de la aprobación de los demás por temor a la pérdida de las personas amadas por mi.


En realidad, yo no podía imaginarme el volver a pasar por la pérdida de otro ser querido y esa era mi manera de mantenerlos cerca de mi.


Era mi forma de tratar de confirmar de que yo era importante para la otra persona, para alguien. Si yo hacía lo que los demás quisiesen que hiciese o que intuía que querían puede que no se alejasen de mi.


Dándole vueltas en el centro, me di cuenta de que la imagen que me devolvía sobre mi misma esta forma de funcionar, era la de una cobarde por tener miedo a enfrentarme a determinadas situaciones, en definitiva, a la vida.


Por otro lado, tras 5 meses en el centro, las cosas en relación a la enfermedad estaban yendo muy bien, ya no recordaba lo que era un atracón, ni tan siquiera un vómito, era fantástico. El mayor problema era la aceptación de mi nuevo cuerpo.


Muchísimas GRACIAS,

Cepeese,


  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
Tag Cloud
Sígueme 
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
Tags
RSS Feed
No hay tags aún.

La historia de una niña de 13 años con trastorno de estrés postraumático en continua lucha de superación personal, búsqueda de la felicidad y motivación para salir del abismo de la bulimia; uno de los trastornos de la conducta alimentaria TCA más comunes.